¿Qué hay detrás de la mirada de nuestra sumisa?

miradaPoca literatura se ha escrito sobre ello, y para mi, una de las facetas más importantes de nuestra sesión sin duda alguna es la mirada de nuestra sumisa.
¿Dolor?, ¿Placer?, ¿Temor?, ¿Desafio?, podríamos numerar infinidad de preguntas que se quedarían sin respuesta y lo cierto es que nunca preguntamos.
La mayoría de los Amos no permiten que sus sumisas los miren, yo debo decir que en mis años de inicio también funciona así, pero aprendí a entender sus miradas, aprendí a entender que se crea una unión mágica con ellas simplemente con el contacto visual.
Es cierto que todas coinciden en que tengo una mirada especial y más cuando estoy metido en una sesión, dicen que se me tornan lo ojos negros y desprenden una fuerza increíble, aunque siempre pienso que son ellas las que verdaderamente me dan esa fuerza.
Mi sumisa luna me enseño a que el disfrute para ambos esta en el desafío de la mirada y es cierto, la conozco a la perfección y se cuando me esta diciendo algo simplemente con mirarme.
No puedo defender mí criterio de permitir mirarme, solo os invito a que lo proveéis, se que muchos (porque así me lo han dicho en los talleres) evitan el contacto visual porque pierden la fuerza y la autoridad que sienten cuando no les retan o no ven los ojos de su sumisa. Aún así os animo a ello, buscar en sus ojos los sentimientos, placeres y odios que en algunos momentos sienten. Todo debe fluir y cuando a ellas no les permitimos las palabras, solamente les queda la fuerza de sus miradas.
Quizás os preguntareis si en las sesiones profesionales también obro de la misma forma, bien, os diré que generalmente si, a no ser que me pidan que les prive de la visión (debemos saber que privar de la visión intensifica los sentidos y el placer) o que por mi parte (y me ha ocurrido) no sienta conexión con la sumisa.
Tema conflictivo pero apasionante a su vez, dejad que vuestra sumisa os rete, dejarla libre para que transmita sus palabras con el brillo de sus ojos.

Dhanko

baner-libros-Dhanko

3 pensamientos en “¿Qué hay detrás de la mirada de nuestra sumisa?

Deja un comentario