Talleres BDSM – Os invito a entrar…

Hola amig@s, hoy os traigo un video algo especial, os muestro el lugar en el que realizo mis Talleres y Sesiones de BDSM. Quizás la respuesta a una de las preguntas que más me realizáis. Solo os puedo decir… OS INVITO A ENTRAR.

En este enlace tenéis todos los Talleres BDSM que realizamos.

Suscríbete a mi canal

Feliz día a toda@s.

BDSM, Testimonio de una pareja

Testimonios BDSM

Testimonio de una pareja que asistió a nuestro taller de iniciación BDSM

Siempre es una gran alegria recibir este tipo de correos, donde podemos ver que no es tan complicado ayudar a las parejas a recuperar la magia perdida con los años. Gracias a vosotros por estas palabras, y os deseamos lo mejor de lo mejor, os lo mereceis!!!.

Este es el taller al que asistieron.

Queridos Luna y Dhanko.

Han pasado un mes desde que os enviamos el correo dándoos las gracias por el taller de formación, por haber podido conoceros, por acogernos tan amablemente, por vuestra actitud, amabilidad, profesionalidad, sabiduría y además gran calidad humana. Pero esta vez queremos ir mucho más allá de un simple agradecimiento, queremos deciros que no encontramos la palabra adecuada ni la forma para describiros y agradecer lo que ha significado para nosotros entrar por la puerta grande y de vuestra mano en el mundo BDSM. Lo único que se nos ocurre es pediros que publiquéis estas palabras, para que todo el que pase por la página, todo el que tenga la oportunidad de visitar a Luna y a Dhanko sepa lo que hacéis y la gran ayuda que representa aprender con vosotros.

Eramos una pareja convencional, con los cuarenta encima. Nos conocimos jóvenes y hoy llevamos más de 25 años convivencia, con lo que eso supone, rutina, aburrimiento y, hasta hace un mes, con muy poco o nada por descubrir el uno del otro, sexualmente hablando. Os conocimos, más bien, Ricardo os conoció paseando por internet. Él siempre ha estado buscando nuevos elementos que aportasen un poquito de luz y novedad a nuestra sexualidad pero siempre, hasta hace poco, sin demasiado éxito. Bajaba algún juego erótico y jugábamos alguna vez que otra, compraba algún juguete en un sexshop, aceites, consoladores, vibradores, ropitas, etc. Pero faltaba algo siempre, faltaba fuerza, faltaba sentir ese hormigueo que se siente cuando descubres sensaciones, cuando vas a hacer algo nuevo y desconocido hasta entonces, ese nerviosismo que te hace sudar y que solo sientes cuando eres joven y empiezas a vivir tu sexualidad, eso que te da vida y te aporta brillo a la mirada, lubricación en los sexos sin necesidad de ser tocado o tocar, sólo con el pensamiento, sólo con la mente, sólo con el deseo…
Como os decía, Ricardo me habló del BDSM, que os había descubierto y que pintaba bien ese taller de “Iniciación al BDSM”. Yo no sabía qué era exactamente y no me daba demasiada confianza nadie que por este medio ofreciese de forma profesional nada sexual, pero entré en la página y me animé. Como bien sabéis, no teníamos claro qué roles iban con cada uno de nosotros, ni a lo que se podía jugar. Nunca me ha dado miedo nada pero este mundo, después de aprenderme las siglas e investigar por la red, me asustó sobremanera. Aún y así nos disteis confianza y… aquí  estamos hoy, sabiendo que nunca os podremos agradecer lo que habéis hecho por nosotros como pareja,  porque gracias a lo aprendido volvemos a SENTIR ese hormigueo, esos nervios, esa excitación, volvemos a tener ese brillo en nuestros ojos, esa FUERZA en nuestra sexualidad, estamos más unidos que nunca y lo verdaderamente importante es que cada día de juego es intenso, nuevo, distinto, es una especie de droga que hace que mañana sea un poco más. Volvemos a aquellos años, que antes os comentaba, a esa época de juventud, en la que cualquier lugar y a cualquier hora, deseas, te humedeces y reclamas sexo, de cualquier forma y a cualquier precio.

Como nos dijisteis no nos hemos planteado ninguna meta, vamos el uno al lado del otro. Yo sé que Ricardo siempre va un paso delante de mí pero me espera, observa y da el paso, yo le sigo sin miedo, ninguno, confiando ciegamente en él. Hemos adquirido los roles de Amo/sumisa. Hasta hoy hemos llevado nuestros “inocentes” juegos al supermercado, en casa con amigos (ajenos a este mundo y a lo que jugábamos en esos momentos), al restaurante, al parque, al bar… Cualquier lugar y cualquier momento es bueno para que él me sorprenda iniciando el juego y proponiéndome, provocadoras, humillantes, pervertidas y excitantes situaciones que hacen que en cuanto abre la boca, cambia su mirada y siento su voz ordenándome, empiece a brotar de mí el jugo más dulce y caliente que jamás, ni en mi mejor época, había salido de mi sexo. Claro está, queridos amigos, esto repercute en él y hace que pueda ver crecer de inmediato su miembro entre los pantalones y ese bucle no tiene fin…

Queremos y más adelante lo haremos, que sepáis de nuestros juegos, compartir nuestra evolución, que viváis con nosotros nuestro crecimiento, que conozcáis los problemas, cuando los haya, que disfrutéis de lo que habéis hecho, que sepáis que a partir de ahora somos la pareja más feliz del mundo y todo os lo debemos a vosotros, a Luna y a Dhanko y a esa gran pareja que existe detrás de esos dos nombres.

Gracias amigos, mil gracias!

Ricardo y Lucía