Consejos para iniciar una SESIÓN BDSM

En el BDSM iniciar una sesión es la cosa más sencilla del mundo, sin embargo muchas veces nos complicamos la vida enormemente. En este sencillo vídeo conocerás unos simples consejos para que esos inicios de sesión con tu pareja sean lo más natural del mundo.
No debemos olvidar que para que todo funcione, ya sea en el BDSM o en el sexo vainilla, ambos debemos estar al mismo nivel para que todo se desarrolle de forma correcta.

NUEVO VÍDEO EN MI CANAL YOUTUBE, SUSCRÍBETE EN ESTE ENLACE http://goo.gl/jTh2Vn ya tienes más de 50 vídeos y todo TOTALMENTE GRATIS.

Un pensamiento en “Consejos para iniciar una SESIÓN BDSM

  1. Aqui os regalo nuestra manera de funcionar. Somos principiantes descubriendo el mundo BDSM. Espero que os guste.

    Nos gusta proponer sesiones por mensaje. Y nos vamos metiendo en el papel hasta la sesión.Vía mensajes desarollamos la trama, según va surgiendo. Y preparamos la escena: personajes, lugar, etc. Mi Amo me pide que le vaya describiendo los juegos que me apetecería para ponerlos en práctica a su antojo cuando toque la sesión . Me pide realizar pequeños retos, por los cuales seré recompensada o castigada si los consigo o no!!! (Una verdadera gozada esta parte del juego). Me explica cómo quiere que me presente ante él, y fijamos lugar y hora de la sesión. Cuando llega el momento de la sesión os puedo asegurar que es una pasada, los dos estamos super deseosos de jugar por fín de verdad sin límites.
    Somos parejas desde hace casi 20 años, descubrimos juntos nuestra sexualidad. Y hemos ido aprendiendo a gozar de verdad, descubriendo juegos y placeres que ni siquiera imaginábamos. La confianza total y la sinceridad que nos tenemos hace que la búsqueda de nuevos placeres sea un constante descubrimiento. Queremos ver al otro disfrutar del sexo! Lograr darle al otro una nueva sensación , un goze sincero o un orgasmo más intenso es tremendamente placentero.
    Al ritmo de nuestra vida, nuestra sexualidad va cambiando, evoluciona hacia territorios desconocidos de nuestro ser más profundo. Hasta dónde llegaremos? Ojalá, no lleguemos.

Deja un comentario