Quiero ser sumisa

Quiero_ser_sumisaSemanalmente recibo vía web muchísimos correos con esa afirmación. Muchas mujeres llegan a mí porque buscan información ya sea porque han leído libros como la famosa trilogía Grey o porque siempre han tenido esa falta interior de “algo” que les hagas ser completas.

Para ellas quiero hacer este post de hoy.

El rol de sumisa.

Mi primera frase debe ser clara, este rol siempre tienen el mando del juego, ya irás entendiendo el porqué a medida que te vayas introduciendo en el mundo BDSM. El sumiso, debe ser el bien más preciado del dominante y, por ello, hay que cuidarlo como si fuera el juguete favorito, entendiendo que si se rompe ya no se podrá jugar más con él.

Parecerá una contradicción la frase con la que hemos empezado a descubrir el rol sumiso, ¿verdad? ¿Cómo puede ser que un sumiso lleve el mando? Pues es muy sencillo, el sumiso es el que indica al dominante a qué intensidad, forma o nivel es capaz de jugar.

Imaginemos que estamos en un nivel de inicio, si el dominante no es capaz de ir a este nivel y hacer que el sumiso vaya descubriendo y ampliando el margen del juego, no se puede seguir adelante porque las experiencias van a ser nefastas para ambas partes y mucho perores para la parte sumisa. Teniendo en cuenta todo lo dicho y para evitarnos males peores, vamos a empaparnos de información, vamos a ir despacio y a conocer antes de actuar.

Muchas veces me encuentro con sumisas que lo son porque necesitan buscar el equilibrio perfecto en sus vidas. Esto es así, quizá podríamos decir que el BDSM es una buena terapia que hace que las personas se sientan equilibradas y que gracias al juego se mejoren muchas vidas y, sobre todo, muchas mentes (aunque por el desconocimiento global pueda parecer todo lo contrario).

La mayoría de sumisas que vienen al taller de “Aprendiendo a ser sumisa” o simplemente a una sesión, me comentan que en casa son ellas las que tienen que llevar la voz cantante, que en el trabajo tienen puestos de responsabilidad que les hace estar todo el día en tensión y vienen porque necesitan buscar ese yin o yang que les equilibre emocionalmente.

Quiero trasladar también esta búsqueda del equilibrio a cualquiera de los roles del juego, tanto dominantes como sumisos. La necesidad de encontrar el equilibrio puede ser muy válido, no es quizás el que más valoro personalmente, ya que para mí, la pureza sumisa está en el alma sumisa por excelencia, pero esto es una opinión muy personal. Resumiendo, cualquier decisión que te haga sentir bien es totalmente aceptable y si te ayuda a mejorar no sólo es aceptable sino que es aplaudible.

¿Qué he querido decir con “alma sumisa”?. No creas que es fácil de explicar, quizás parezca un tanto lioso entenderlo por la sencillez de lo que es. Un alma sumisa es aquella que pertenece a quien siente lo que es, quien vive su papel, quien ama la sumisión y siente orgullo de ser quien es, nada le influye para tomar ese rol; es la persona que no busca un mero disfrute en un juego donde el Amo es quien lleva la voz cantante sin más, sino que prácticamente otorga todo el poder a la parte dominante para el placer mental, físico y sexual de ambos.

No debes olvidar que bajo mi humilde opinión el BDSM es un juego, un juego que nos debe ayudar a sumar cosas positivas en nuestra vida y nunca restarlas.

Quizás ahora no tengas clara una respuesta a todas las preguntas que puedes hacerte, pero no temas, poco a poco irás entendiendo muchas cosas, iras viviendo poco a poco y lo más importante es que realmente disfrutes de tu nuevo “sentir sumiso”.

Feliz dia

Dhanko

3 pensamientos en “Quiero ser sumisa

  1. “Quiero” no es palabra de sumisa, al menos no de mi vocabulario en sumisión.” Quiero” es presente y determinación. Un alma sumisa pide permiso u obedece, no cuestiona y mucho menos ejecuta, simplemente actúa para la complacencia del Dueño, Su placer y Su enseñanza, y siguiendo y acatando Sus órdenes. el “quiero” de una sumisa es Servir al Amo.
    Sólo es lo que yo pienso, mis disdulpas y mi respeto.

    maryam

    • Tienes toda la razón Maryan, te felicito por tener tan alto concepto de la sumisión, un fuerte beso desde Bruselas

Deja un comentario