Devolver la vida a una flor marchita

Buenos días amig@s, una de las grandezas de mi profesión, una profesión que amo por encima de muchísimas cosas, es sin duda la satisfacción de poder entrar dentro de las personas, de poder en todo momento hacerlas felices (aunque sea de forma momentanea) y os aseguro que cuando logras conseguir ese objetivo, como yo digo, ya pueden “llover chuzos de punta” que no me afectan en absoluto.

Sin duda, muchas veces tengo que que ser realista, un tanto egoísta y pensar que para llegar a ofrecer eso de mi, existe por otro lado la necesidad de sobrevivir y eso muchas veces me hace ser frío y que mi parte profesional aflore. ¿Por qué os explico esto? pues muy sencillo, la semana pasada vivi uno de los momentos más emocionantes de mi vida BeDeSeMera, os cuento…

Hace unos días me llamó una mujer de 66 años con residencia en un pueblo cercano a mi casa y que me seguía desde hacia mucho tiempo. Me indico que me había escrito en una ocasión (cosa que verifique y fue hace 3 años) explicándome que desde siempre se había sentido sumisa pero que nunca había podido vivir como tal y mucho menos tener una vivencia BeDeSeMera, que había intentado alguna relación virtual (ya que por su condición, estado y residencia no podía plantearse una relación real), pero que todas habían sido un autentico fracaso (con zumbados incluidos). Me contó que no había podido llamarme antes, dado que sus limitaciones económicas no se lo habían permitido. Después de una larga conversación, quedamos para los días posteriores y el jueves pasado vino a casa. La noté rota, vacía, sin ilusión, sin ganas de nada, pero con muchísimas ganas de vivir nuestro mundo, la mujer venia con el dinero que había podido juntar después de mucho tiempo dispuesta a vivir una sesión de iniciación con según sus palabras “alguien al que respetaba enormemente y que desde que me descubrió sabia que seria yo quien la iniciara en el BDSM de forma real”, así que imaginad como me sentía yo, recordando como cuando era pequeño y ahorrabas para poder comprarte aquel pequeño juguete que te hacia el niño mas feliz del mundo y por supuesto aquel juguete, logrado con todos mis sacrificios, era el más preciado para mi.

OS RESUMO… La sesión y después de una larga conversación, de realizar la playlist de forma extensa y puntualizar, limites y limitaciones, fue de una intensidad y emotividad que raramente suelo vivir de esa forma en una sesión de iniciación, pero permitidme que todo el contenido de esa sesión quede entre “A” (la inicial de su nombre) y un servidor. Aquella mujer que vino a vivir su primera experiencia BDSM, que venia como os decía, rota, vacía y sin ilusión cuando terminamos la sesión (de más de dos horas) y salió del baño, al yo preguntarle como le había ido y que había sentido, se abalanzo sobre mí, se puso a llorar como una niña pequeña, llenándome de besos y sin parar de darme las gracias por aquella experiencia que le hice vivir y que había estado muy por encima de lo que siempre había soñado. Amig@s, no puedo explicar el brillo de su mirada cuando se marcho después de otra hora más y de otra larga conversación cuando llegó mi mujer (cuando yo trabajo ella sale a pasear, comprar, para estar con su madre) y mucho menos lo que mi interior sintió al vivir aquella experiencia, que sinceramente… si no se vive no se puede llegar a entender. Os doy mi palabra que intente por activa y pasaba que no me pagara, pero fue imposible entendernos, así que le prometí que cuando quisiera podía volver para vivir una nueva sesión de forma totalmente gratuita.

Y esa experiencia me ha hecho hacerme un planteamiento, y es el siguiente: Cualquier mujer de más de 65 años que se sienta sumisa, que ame el BDSM, que nunca haya tenido una experiencia real y que quiera vivir una sesión de iniciación, la podrá solicitar sin que le represente ningún dispendio económico por tu parte. Simplemente debe escribirme a mi correo dhankodom@gmail.com o llamarme por teléfono y explicarme su caso y experiencia y nos pondremos manos a la obra para que pueda vivir esa iniciación.

Por otro lado, reafirmarme en mi profesión, una profesión que me permite vivir y hacer vivir ese tipo de experiencias, que de otra forma no podrían existir. Reirme… si amig@s, reirme cada día más de la gente que me critica, insulta y menosprecia por cobrar por mi trabajo, que no entienden que la profesionalidad y el buen hacer son los elementos que en muchas ocaciones, permiten a muchísimas personas ser felices y que os aseguro que, al menos en mi caso, la profesionalidad no es frialdad y muchiiiiiisimas personas pueden dar fe de ello.

Gracias por leerme amigos!, Feliz semana.

Auto BDSM, una forma de vivir el BDSM en solitario.

Muy buenas noches amig@s, hoy quiero retomar el camino abierto en el artículo del pasado día 13 sobre si “un Amo puede ser masoquista”.

La verdad es que ha sido sorprendente alguno de los correos que ha recibido, no por el tema en si, sino sobre lo que podemos llamar “auto BDSM” y la búsqueda que realizamos para sentirnos dentro del mundo BDSM.

Si recordáis, hace un par de días, hablábamos de que Julio (mi Amigo) recurría a causarse dolor cuando escribía para poder concentrarse y bien, aunque pueda parecer difícil de entender, me confeso que aquellos juegos que realizaba (y que sin duda tenían una parte de masoquismo), le servían para equilibrar su mente, ya que no sabia otra forma de acallar esa parte masoquista que siempre tenia presente.

Como os decía, estos días he recibido varios correos y tres de ellos, increíblemente profundos, dos de sumisos y uno de una sumisa. Los tres tienen el hilo común de que no tienen relaciones BeDeSeMeras en si, aunque si pareja de vida y por ello buscan a diario cosas que les haga estar en nuestro mundo y como todos ellos argumentan (y les doy la razón) el dolor es lo que más les acerca a vivir el BDSM. Es curioso como teniendo todos pareja, han intentado en los tres casos abordar en distintas ocasiones su necesidad imperiosa de ese tipo de juegos y los resultados han sido contradictorios a sus deseos. Si que es cierto que la pareja de Elsa (la chica sumisa) intento algún juego con toques BeDeSeMeros, pero terminaron dejándolo por al incomodidad de su pareja y ella por su parte tomo la decisión de no tocar más el tema y no ha vuelto a insistir más en volver a este tipo de prácticas. Me comentaba con mucho pesar, que prefiere tener apartado este mundo y vivirlo solamente para ella y no se plantea ni siquiera una búsqueda virtual. Cosa que respeto enormemente y creo de forma personal que debe defender su interior sumiso y no dejarlo morir.

El caso de los dos sumisos también es curioso, uno de ellos si es masoquista y la parte simpática es que me decía que también se aplica dolor en sus genitales mientras trabaja en su despacho para sentirse equilibrado (es curioso que todos mencionen la palabra equilibrio) y que para completar su parte más sumisa simplemente adaptaba ese rol con su esposa (sin juegos establecidos y sin que ella fuera consciente) y un punto realmente importante es que cuando tiene relaciones sexuales, necesita pellizcarse fuertemente y causarse dolor para llegar al orgasmo.

El caso del Dami (el otro chico sumiso si es más complicado), al margen de tener una parte masoquista tiene debilidad por la lluvia dorada y la humillación (algo bastante común entre los sumisos), no le gusta el servicio ni la adoración en si, y también busca practicas individuales con dolor, le encanta la cera en sus genitales y las pinzas en sus pezones y genitales y me comentaba que siempre que le era posible realizaba algún juego con esos elementos de forma solitaria. Cuando necesita vivir imperiosamente tanto la humillación como la lluvia dorada recurre a una Domina profesional de su ciudad que le deja cubierto durante un tiempo.

Lo que me ha llamado poderosamente la atención de todos los comentarios y correos, es sin duda que, quien quiere… vive el BDSM, (lógicamente nada tiene que ver con vivirlo de forma plena o junto a tu pareja), y me quito el sombrero a quien sabe vivirlo sea en la forma que sea y ojalá el día que yo me vea obligado a estar fuera del BDSM (por no tenerlo como profesión) pueda tener la fuerza para vivirlo aunque sea de esa forma.

Soy consciente y defensor de que el BDSM es un juego de dos, pero ¿que debemos hacer si nuestra pareja no admite esos juegos?,¿Debemos tirar la toalla y vivirlo a nuestra forma para no hacer daño a nuestra pareja ni sentir que somos infieles?.

Os dejo el link a un articulo que realice hace algún tiempo sobre “Que hacer si a nuestra pareja no le gusta el BDSM” y que dio pie a uno de los talleres que realizo de forma habitual.

También os dejo el enlace directo a los vídeos que publique en su día sobre ambas temáticas.

Vídeo “Que hacer para que a nuestra pareja le interese el BDSM”

Vídeo “ El BDSM en solitario”

Gracias por leerme amig@s

BDSM y Sexo ¿Es el BDSM una nueva forma de sexualidad?

Buenos dias amigos, como cada jueves y domingo hoy os traigo un vídeo a mi canal de Youtube con una pregunta muy interesante ¿Es el BDSM una nueva forma de sexualidad?. Todos sabemos que a medida que cumplimos años junto a nuestra pareja, el sexo se vuelve soso o incluso inexistente y entonces es cuando el BDSM nos puede dar las ganas de seguir viviendo nuevas aventuras junto a nuestra pareja.

SUSCRÍBETE AL CANAL EN EL SIGUIENTE ENLACE. http://goo.gl/jTh2Vn

Rozando el cielo

rozando_cieloAyer recibí el correo de una seguidora de mi web en la que me decía con esas palabras que había vivido la mejor experiencia de su vida, me comentaba que gracias a esta humilde web había podido convencer a su marido para iniciarse en los juegos D/s y que finalmente habían tenido su primer juego.

Evidentemente cuando te sientes bien, la endorfina (hormona de la felicidad) está presente y eso nos hace entrar en un estado de bienestar increíble.

El BDSM bien jugado desde sus inicios, nos brinda esa posibilidad. Es un juego que nos une tanto a nuestra pareja que la hace prácticamente irrompible, pero siempre debemos tener presente y recordar que debe ser un juego en los que ambas partes disfruten de igual forma (algo que no me cansaré nunca de repetir).

Otro factor importate y que la denominada “gente vainilla” no conoce es que las pinceladas de dolor unidas al placer hacen que cualquier experiencia posterior ausente de esas pinceladas pierda fuerza e intensidad. Por ello si, entiendo perfectamente cuando me dicen “Señor he podido tocar el cielo”.

Creando mi marca personal

marca-personalUna de las cosas que me ha enseñado la vida BeDeSeMera es lo importante que es crearte tu “marca personal”. Quizás te parezca surrealista que hable de estos términos cuando hablamos de BDSM pero espero que entiendas su concepto.

Cuando empecé en el BDSM todo era descubrir, experimentar, disfrutar y poco más, era uno más. Buscaba siempre imitar a los demás, estudiaba las reacciones de las sumisas y entonces yo procedía de igual forma, indiscutiblemente eso me hizo ser lo que hoy soy, pero me costo muchísimo romper costumbres y hacerme yo mismo.

En los talleres de formación de Amos o ahora también en mis libros, siempre intento que el Amo por excelencia sea inigualable e inimitable. Al igual que no hay sumisas idénticas, nosotros como Amos o Dominantes, debemos siempre buscar ser diferentes a los demás. Y de eso trata este post, de que intentes buscar tu marca personal.

Evidentemente buscar esa marca personal no es fácil, debes potenciar aquello que sabes que es tu “don” como Amo, aquello que a tu sumisa la pierde y hace que su entrega hacia ti sea absoluta. Puede ser tu mirada, tu dulzura, tu ira en ciertos momentos, tu forma de llevar una sesión, tu carisma… pueden ser mil cosas. Si realmente te conoces y sabes cual es ese “don” BeDeSeMero, potencialo, eso hará que tu nombre vaya ligado a ser inimitable.

“El verdadero Amo es aquel que no necesita que se note su llegada, que llega en silencio y llena de fuerza la estancia, es aquel que cuando dice “juguemos”, reina, es aquél que tiene el suficiente carisma como para que una sumisa, simplemente con su mirada, sienta el profundo deseo de ser elegida, postrarse a sus pies y entregarse en cuerpo y alma”. 

Feliz día

Dhanko