El CBT, El juguete de la castidad

Por Julio R.

Antes de nada quiero darle las gracias a mi Amigo Dhanko por permitirme escribir en su blog y así poder dejar fluir mi pluma (simplemente para  ayudar a quien tenga las mismas inquietudes que yo).

Como ya avanzo mi Amigo Dhanko cuando os hablo de si un Amo ¿podía ser masoquista? nos encontramos inmersos en un nuevo libro, que supongo que no vera la luz hasta el próximo año, debido a la complejidad del tema y la falta de disponibilidad por ambas partes, pero si que he aceptado su invitación para poder compartir con vosotros algún articulo de vez en cuando.

Hoy me gustaría hablaros de lo que me aporta llevar un “cinturón de castidad” o CBT.

En mi época de dominante, nunca me plantee jugar con la castidad de mis sumisas, simplemente dejaba fluir el juego sexual hasta donde ambos teníamos consensuado, pero ahora que estoy en el otro lado, debo decir que la castidad entregada a la persona que amo y que es mi Ama, es el mayor de los placeres.

Puede que muchos de los que leéis este artículo no entendáis que puede aportar a un sumiso esa entrega, pero para mi, el placer mental que me otorga el no poder acceder a mi placer sexual, es mucho mas placentero que poder masturbarme siempre que lo deseo. Debo decir que soy una persona muy sexual y que mis mas de 50 años no me han restado ningún poder físico, por ello y debido a que siempre intento estar activo con lectura, búsquedas etc la mayoría de los días me masturbo para que mi mente no caiga en la desidia sexual.

Debo indicar que es curiosa la transformación que se produce en mi, simplemente cuando mi Ama coloca el juguete en mi miembro y cierra el CBT, sabiendo que la llave del su candado está colgada en su cuello, (lo que hace que siempre esté visible para mi y así mi mente identifique ese acto con su poder sobre mi) o simplemente cuando no estamos juntos y me ordena colocarme el CBT, en ese momento, mi mente se excita de una forma increíble y cuando cierro el candadito de plástico con su numeración (para los juegos en los que ella no está presente) y le mando la fotografía a mi Ama por WhatsApp para que vea cual es el numero y que no me lo quitare… es el no va mas, desde ese momento, mi mente pasa a ser absoluta propiedad de mi Dueña y Señora.

Jugar con un CBT puesto es realmente increíble, al margen de notar en muchos momentos que tu miembro está encerrado y que por mucho que intente luchar no podrá salir de su cárcel, me da un placer mentar muy difícil de explicar. Complacer sexualmente a tu Ama, es otro de los puntos más altos en cuanto a placer sexual. Normalmente usamos un arnés a la vez que yo llevo puesto el CBT para los juegos de penetración y os aseguro que el placer es en muchas ocasiones incluso superior al que me otorgaría si mi miembro fuera el que penetrara a mi Dueña (cosa que por pactos nunca hemos realizado, a mi pareja si, pero a mi Ama no).

Un cunilingus a mi Ama, que me realice una lluvia dorada, la cera, el uso de vibradores o cualquier practica pactada, cobra muchísima más intensidad si sabes que tu orgasmo no llegará hasta que ella decida romper el candidato que llevo puesto o lo abra con la lleve que cuelga en su cuello. Puede ser al final del juego o al día siguiente, todo siempre depende de mi Ama y os aseguro que todas las horas que ella determine que pase con el CBT son absolutamente placenteras para mi.

También disfruto mucho cuando ella está fuera de casa y me ordena su colocación (como os explicaba anteriormente) y me manda tareas en casa o fuera de ella con el juguete puesto. Como veis, con un poquito de imaginación sin ningún fin sexual tu vida puede cambiar.

Es curioso como el otro día hablando con el propietario del Sexshop de mi barrio, me decía que las ventas de estos juguetes se habían disparado enormemente y yo mentalmente pensaba “si tu supieras”. Quizás sea producto de que tenemos el sexo tan en nuestra mano que realmente buscamos cosas que nos estimulen la mente mucho más que nuestro pene.

Evidentemente no todo el mundo obtiene el mismo efecto al llevarlo, tengo amigos sumisos a los que no le aporta nada, lo mismo que para mi, lamer un pie tampoco, pero todo es respetable y admisible cuando los pactos están bien consensuados. Como ya os indico Dhanko en el articulo anterior, mi parte sumisa es un poco peculiar.

También debo decir que en una mujer (he hablado mucho con sumisas sobre ello) es mucho más complicado aceptar los juegos de castidad, pero os aseguro que quien prueba… repite.

Gracias por leerme amigos, si lo encontráis interesante será un placer seguir escribiendo para el blog de mi Amigo Dhanko.

Feliz fin de semana

Julio (Propiedad de Ama N.)

Un pensamiento en “El CBT, El juguete de la castidad

Deja un comentario